Los prototipos son elementos clave en el proceso de diseño. Permiten detectar errores en un punto del proceso en que son fáciles de rectificar.

Hay dos tipos de prototipos:

  • Prototipos de baja fidelidad

El prototipo de baja fidelidad es una representación sencilla de la interfaz en la que definimos la colocación y el tamaño de los diferentes elementos que formarán cada pantalla. Con estos prototipos podemos tener una visión básica de la plataforma y realizar las primeras pruebas con usuarios.

  • Prototipos de alta fidelidad

El prototipo de alta fidelidad se realiza tras haber estudiado la arquitectura de la aplicación y creado las líneas generales del diseño visual. Crearemos representaciones gráficas de las pantallas más importantes con todo el trabajo realizado. Obtendremos imágenes muy similares al resultado final de la aplicación real.

De este modo podemos detectar problemas relacionados con el uso de los colores, la inserción de gráficos, etc.